El abogado del represor, Hernán Silva, intentó explicar la situación ilegal en la que se encontraba Ascheri al señalar que “tomar un café desde la delegación de San Martín de la policía hasta acá no es una violación de la domiciliaria. Estas fotografías no muestran una violación de la domiciliaria. Rechazamos el pedido de revocación. Es lógico que con estos días de frío se quiera tomar un café”.