La joven y su madre continuaban detenidas a disposición de la fiscalía, acusadas del delito de “homicidio agravado por el vínculo”.

Ahora, la justicia actúa y las presas son ambas mujeres, víctimas de años de violencia denunciada sin que nadie las escuche.