Alpargatas comunicó el cierre de sus plantas fabriles de Santa Rosa (La Pampa) y Catamarca y que reducirá la cantidad de empleados en el resto de las locaciones que posee la empresa.

La compañía contaba hasta el momento con siete plantas industriales: cuatro, destinadas al negocio textil en Corrientes, Buenos Aires, Catamarca y Chaco; y otras tres orientadas al negocio de calzado en Tucumán, Catamarca y Santa Rosa.

La patronal señaló en un comunicado que “desde hace tiempo, la compañía atraviesa la difícil situación coyuntural del país que implica una fuerte caída en el consumo, particularmente en los negocios de calzado y textil donde Alpargatas es líder”.

Alpargatas argumentó que “viene sufriendo problemas estructurales que se agravan ante la creciente competencia externa”, en especial desde Asia y Brasil, como “elevados costos laborales, alta carga impositiva y una estructura fabril excesiva”.

“Como siempre ha sucedido en la compañía, los empleados desvinculados recibirán el pago del 100% de las indemnizaciones”, aclararon en el texto.

“ Es muy desgarrador, no se puede hacer nada. Escapa a toda posibilidad de reacción de nuestro gremio porque pagan las indemnizaciones completas”, señalaron los representantes de los trabajadores en declaraciones a un diario de La Pampa.